`

viernes, 25 de septiembre de 2015

Las MANGARRUFAS de la TROIKA


En el año 2002 (el año de “la gran estafa” como diría mí admirado y querido Enrique), 12 países decidieron compartir una moneda común: El EURO.
Los requisitos para entrar y participar en el sistema monetario europeo de moneda única, se resumen en lo que se denominó, “Criterios de Convergencia (o Criterios de Maastricht)” que son los requisitos que debían cumplir los estados pertenecientes a la Unión Europea, para ser admitidos dentro de la Eurozona y consecuentemente, poder participar en el Eurosistema.
En total hay cuatro criterios, el que se refiere a la estabilidad de precios, el que se refiere a las finanzas gubernamentales, el que se refiere a los tipos de cambio y por último el que hace mención a las tasas de interés a largo plazo.
Sin entrar en todos los detalles, si resulta interesante recordar alguno de ellos, como por ejemplo es el que estos días está tan presente con ocasión del debate sobre la situación económica de Grecia.
FINANZAS PÚBLICAS (DÉFICIT).- Definido por el artículo 104 del Tratado de la CE, en el que se establecía que:
a) Por una parte el déficit presupuestario de las administraciones públicas no puede representar una cantidad mayor que el 3% del PIB al final de año precedente. Excepcionalmente puede admitirse a un país con un déficit mayor del 3% siempre y cuando se mantenga cercano a esa proporción y se prevea que disminuya próximamente.
b) Por otro lado la Deuda pública no puede representar una cantidad mayor que el 60% del PIB. Si la Deuda es mayor que un 60%, el país podía ser igualmente admitido dentro de la Eurozona siempre y cuando la trayectoria del ratio sea convergente y cercana al límite. En la práctica este criterio es generalmente omitido a la hora de admitir a un país dentro de la Eurozona, pues en el momento de crear el Euro había muchos estados que no lo cumplían.

No sólo hubo países que no lo cumplían en el momento de la creación del Euro, sino que actualmente, muchos países que tratan de dar lecciones a otros se han pasado por el forro de sus caprichos ese porcentaje del 60% de Deuda Pública sobre el P.I.B.

Por ejemplo, en Alemania, el porcentaje de Deuda Pública se situó en el 74,70% de su PIB. Pero sin necesidad de viajar demasiado lejos, podemos echar una ojeada a un par de detalles sobre la Deuda Pública española.
 En el año 2011, cuando se inicia el gobierno del PP de Mariano Rajoy, la deuda pública se situaba en los 743.531 Millones de Euros, es decir, un 69,20% del PIB. Hoy, cuatro años después de la llegada de Rajoy, la deuda pública en España ha crecido en el primer trimestre de 2015 en 12.335 millones de euros y se sitúa en 1.046.192 millones, que traducido en porcentaje quiere decir que nos encontramos en n 98% del PIB. Estos son los datos de un grupo de “Pseudo-Gestores” como son Mariano Rajoy y Luis de Guindos, ministro de Economía que entre sus méritos cuenta con haber sido el presidente del banco de inversiones Lehman Brothers en España en el momento en que este banco quebró y se fue al garete arrastrando en su caída a todo el sistema financiero internacional.

A Merkel, Rajoy y De Guindos, entre otros, con estos y otros datos que demuestran su negligente capacidad para gestionar, se permiten con soberbia y prepotencia dar consejos a otros gobiernos elegidos democráticamente e incluso deslegitimar su acción de gobierno.

Retomando el nacimiento del Euro, hay que tener claro que las condiciones impuestas para entrar y participar en la unión monetaria, fueron muy duras y exigentes para todos los países que la iniciaron y para los que se fueron incorporando posteriormente. Al punto, que al tiempo de estar el euro instaurado, se supo que muchos países no cumplían con las mismas, y en su caso, maquillaron las cifras y requisitos para entrar al EURO.

Entre los países que no cumplían las condiciones, se encontraba GRECIA… Y FRANCIA, E ITALIA, Y ESPAÑA,… ¡Y, ALEMANIA!... Pero esta circunstancia, a los tecnócratas de Bruselas (tecnócrata es un eufemismo de “persona sin corazón”), no les importó.

El “Gran Hermano” de la UE (ALEMANIA), se convirtió en uno de los principales beneficiarios de la implantación del EURO. ¿Por qué? Porque la Unión Monetaria que culminó la Unión Económica, le permitió mejorar el balance de su balanza de pagos (que es el diferencial entre lo que un país se gasta en otros países y lo que otros países se gastan en él), que pasó de 40.000 millones de euros a 198.000 millones en poco tiempo.

¿Y qué hacía Alemania con ese dinero que en tanta cantidad estaba recibiendo de otros países como consecuencia de sus intercambios comerciales? Pues Alemania se convirtió en prestataria de otros países, como GRECIA. Porqué en ese momento Grecia era un país muy interesante para hacer negocios.

¿Pero qué acabó pasando? Grecia empezó a convertirse (bajo el Gobierno del PASOC, el equivalente al PSOE) en un país deficitario, con baja competitividad y con más de un 30% de economía sumergida. Es decir, GRECIA se acabó convirtiendo en un problema para ALEMANIA, por el elevado número de dinero prestado e invertido en deuda pública por (¡esto es importante!) “LOS BANCOS ALEMANES”, que comprobaron que el dinero prestado no había servido para reforzar las estructuras productivas griegas, sino para fomentar una red clientelar y fraudulenta “patrocinada” por el PASOC.

En 2008, se produce el primer rescate a GRECIA como país, que no podía afrontar sus compromisos de pago con los bancos alemanes. Entre otras cosas, el rescate se produce, porque Grecia como país no podía tomar medidas como las que otros países (como Canada, Islandia) en parecida situación solían tomar para salir de estas crisis de deuda, como eran: Devaluar la moneda, elevar la inflación (aumentando la oferta monetaria por parte de su banco central) o recortando los tipos de interés. Porqué estas medidas, al formar parte de una UEM ya no eran decisiones soberanas de un país sino que quedaban al arbitrio de las decisiones del BCE.

 En 2010, se produjo el segundo rescate a Grecia, que se vio obligada por la TROIKA, a reducir drásticamente su gasto público, recortar servicios y todo ello para sacrificar el pago de la deuda ante cualquier otra partida prsupuestaria. El 75% de este rescate fue destinado a recomponer los balances de los grandes prestatarios de Grecia (los bancos alemanes) en una nueva demostración de desvergüenza de las élites neoliberales y financieras partidarias privatizar todo (educación, sanidad, servicios, Etc.), excepto las deudas privadas de las grandes corporaciones financieras, que sí que hay que convertir en “PÚBLICAS”. Esta situación condenó a Grecia a ver como el crecimiento de su PIB a cenizas. 

Pero está situación de reducción del PIB, reducción del número de funcionarios, reformas y recortes en servicios, no sirvió de estímulo a la economía griega que vio como se la condenaba a un austericidio (como se conocen estas criminales políticas neoliberales), sin una alternativa más lógica y coincidente con los principios de la UE como son el crecimiento de los países y el bienestar de la ciudadanía europea.

Estas opiniones, personales aquí expuestas, es seguro que contienen errores porque las expongo con el corazón. Pero son respaldadas por el cerebro. En este caso no el mío, que es muy limitado, sino por el de dos economistas de reconocido prestigio y que atesoran la consecución de sendos Premios Nobel de Economía, como son Joseph Stiglitz y Paul Krugman.

STIGLITZ.-
La austeridad ha fracasado, porque pretender en unas condiciones imposibles que Grecia tenga un superávit en sus cuentas del 3,5% de su PIB antes de 2018 es, sencillamente “IRREALIZABLE”, con la deuda de casi 313.000 millones de Euros que acumula, y que no le van a permitir ni tan siquiera atender los pagos, sólo de intereses, en próximos vencimientos.
Una situación como la del corralito, con lo dramática que es, se convierte en una alternativa como sucedió en su momento en Argentina, que tras aplicarlo empezó a recuperar su economía con crecimientos de hasta el 8%, que sólo superó CHINA. Con esto Stiglitz lo que pretende ejemplificar, es que hay vida después de una quita de deuda, de la que Grecia si tiene culpa. En concreto esa culpa recae sobre los gestores hasta 2014 de Grecia que fueron sucesivamente el PASOC (el equivalente al PSOE) y NUEVA DEMOCRACIA (el equivalente al PP).
Además, Stiglitz recuerda que cada país del mundo tiene una ley de bancarrota que aplica a las personas porque todas y todos tenemos derecho a una segunda oportunidad. Y ello porque en ocasiones, las personas aceptamos demasiado dinero prestado y los prestamistas (en su avaricia), ofrecen demasiado dinero en préstamo.

KRUGMAN.-
Este economista norteamericano, desde su columna en New York Times (no en La Razón o ABC), avisaba a quien quisiera escucharle que existía un elevado riesgo de salida de Grecia del Euro. GRECIA, en estos últimos 5 años, ya ha recortado drásticamente en gasto público, en pensiones, ha subido los impuestos… ¡PERO!... ¡No se ha recuperado!.
De hecho, GRECIA está peor de lo que estaba. Y a pesar de ello, la TROIKA, insiste en aplicarle la misma medicina. ¿Porqué?.Porqué el objetivo de la TROIKA no es otro que descabalgar a SYRIZA del gobierno griego. La oferta de la TROIKA a Tsipras, era una oferta que este no podía aceptar, porque iba contra su programa electoral de terminar con el austericidio. Por eso Tsipras, se decidió a convocar el referéndum el pasado 5 de Julio, pensando en GRECIA y no en él, porque la victoria del “SÍ” le hubiese descabalgado del gobierno y obligado a convocar nuevas elecciones hasta que saliese elegido el candidato de la TROIKA (Samaras, el “Amigüito de Rajoy).
Para KRUG MAN, el voto del pasado domingo era el de “OXI” (“NO”), porque lo contrario sería condenar a GRECIA a penar largo tiempo en un austericidio interminable y en una depresión sin final.


¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN PARA GRECIA?.- Las alternativas que se plantean son dos:
-       Salida del EURO (como quisiera el malvado y maligno, políticamente hablando, ministro de finanzas alemán Wolfgang Schäuble).
-       Renegociación de la deuda, con alargamiento de los plazos para hacerla efectiva, renegociación a la baja de los intereses a satisfacer por la misma, y evidentemente una QUITA, como en los informes previos a las negociaciones manejaba el FMI que obscenamente los  ocultó siguiendo las directrices de la pérfida Ángela Merkel.


¿Aceptarán los socios una nueva quita de la deuda? El pasado 29 de junio, la canciller alemana, Angela Merkel, se pronunció de forma tajante sobre esta cuestión: "Estamos en contra de volver a perdonar parte de la deuda porque esto no resuelve el problema de fondo. Dentro de dos años, los griegos estarían otra vez igual".
Curioso que estas palabras provengan de la cancillera alemana, que parece tener una memoria muy corta. Pero aquí estamos entre otras cosas, para refrescársela, en este artículo de Friedel Hütz-Adam (extracto):
El Acuerdo de Londres de 1953 ofrece un ejemplo de alivio de la deuda externa, la vinculación del pago al desarrollo económico y las capacidades exportadoras. El convenio fue promovido por Estados Unidos, Francia, Reino Unido y otras naciones, todas las cuales parecen haberlo olvidado en estos días.
Después de la Segunda Guerra Mundial, una parte de las deudas alemanas contraídas en la preguerra permanecía todavía sin ser cancelada. Principalmente, tales obligaciones no canceladas estaban compuestas por los préstamos privados, los préstamos Young y Dawes contratados para pagar reparaciones, los préstamos obtenidos después de la guerra y los préstamos derivados del Plan Marshall. En el curso de las negociaciones, Alemania recibió un alivio del 50 por ciento de las deudas contraídas antes y después de la guerra.
Por todo lo anterior, se torna evidente que el Acuerdo de Londres desempeñó un papel importante en la reconstrucción de Alemania. A través de una renuncia de amplio alcance a las deudas e intereses no cancelados, el Acuerdo le dio una nueva oportunidad a la economía alemana.
¡¡¡ UNA OPORTUNIDAD, QUE MERKEL (ALEMANIA),
SE NIEGA A DARLE A GRECIA !!!

Algunos tarugos neoliberales, que nos deben tomar por tontos, y conviene aclararles que aunque parezcamos tontos por tener que soportarlos, no necesariamente lo somos, promueven que para hacer frente a su deuda GRECIA “Privatice” (traducido, “regale a los amiguetes”) la enorme cartera de activos públicos que atesora el Estado griego, que según el Banco Central Europeo, entre la suma de infraestructuras, participaciones empresariales o activos inmobiliario controlados por las Administraciones helenas tiene un valor de 300.000 millones de euros: ¿Os suena esta melodía “privatizadora”?...


Recientemente hemos asistido atónitos, a MENTIRAS, y MENTIRAS, Y MÁS MENTIRAS. Hemos asistido a un ejercicio de CHANTAJE y COACCIÓN (por parte de la Troika). Se ha hecho todo lo posible y lo imposible, no porqué venciera el “SI” en el referéndum griego para que se institucionalizase  el AUSTERICIDIO, sino a un intento “Político-Mafioso” de derribar a un Gobierno elegido democráticamente.

Pero no por el deseo que tenían de aniquilar a SYRYZA y a TSIPRAS, sino por el TERROR a que esta imparable marcha del cambio se extienda a ESPAÑA, PORTUGAL, ITALIA y tal vez a FRANCIA.


Me siento muy feliz de estar dónde estoy apostando por lo que creo que es justo. Porque es JUSTO y NECESARIO que haya un cambio en muchos países, no sólo en GRECIA o en ESPAÑA. A veces, con mis compañer@s, comentamos que sólo vamos a tener una oportunidad de cambiar las cosas. Y hoy, como ayer y como mañana vamos a seguir trabajando para que esta sensación de cambio continúe extendiéndose. Porque estoy esperanzado en que “EL MIEDO TERMINE CAMBIANDO DE BANDO” y el domingo pasado en GRECIA quedó demostrado.

Así que, el mensaje final para la TROIKA y sus mamporreros es:

¡SEREMOS CIENTOS,
POR CADA UNO DE LOS VUESTROS!