`

martes, 6 de octubre de 2015

El hospital de Kunduz, Afganistán, bombardeado por los EEUU.

Médicos Sin Fronteras

Con tremenda tristeza e indignación, queremos compartir contigo las noticias sobre el dramático episodio sucedido en la madrugada del pasado sábado en el norte de Afganistán.
Nuestro hospital en la ciudad de Kunduz ha sido bombardeado de forma reiterada por Estados Unidos. A consecuencia de este ataque han muerto 12 miembros de nuestro personal y al menos 10 pacientes –entre ellos 3 niños–, y 37 personas más han resultado heridas.
Los bombardeos continuaron durante 30 minutos, a pesar de que días antes habíamos notificado las coordenadas del hospital a todas las partes del conflicto, y de que, al comenzar el ataque, volvimos a contactar para alertar de lo que estaba pasando.


Lo ocurrido es un hecho terrible y todos los que formamos parte de Médicos Sin Fronteras nos sentimos cercanos a las víctimas y a sus familias. Queremos agradecer las extraordinarias muestras de apoyo recibidas durante esos días: las valoramos enormemente.

Desde Médicos Sin Fronteras condenamos este aberrante ataque, que constituye una grave violación del Derecho Internacional Humanitario. Ha sido un bombardeo preciso y con un objetivo claro: la unidad de cuidados intensivos del hospital. En caso de demostrarse que ha sido un ataque deliberado, estaríamos hablando de un crimen de guerra. Por eso, exigimos una investigación independiente para esclarecer los hechos, y la total transparencia de las fuerzas de la Coalición. Simplemente no aceptamos que esta horrible pérdida de vidas se califique como “daños colaterales”.
Por ello, te pedimos que desde ahora muestres tu indignación y exijas con nosotros una investigación completa, trasparente e independiente: ayúdanos en redes con las etiquetas #independentinvestigation, #Kunduz y #MSF.
Muchas gracias de antemano y un fuerte abrazo,
Joan Tubau, director general de Médicos Sin Fronteras