`

sábado, 20 de febrero de 2016

València en Comú condena la criminalización de las personas migrantes

La plataforma municipalista considera que los vuelos de deportación de migrantes son un atentado contra los derechos humanos
València en Comú (VALC) ha hecho público un comunicado en el que condena “cualquier intento de criminalización de las personas migrantes por su situación administrativa” y tacha de atentado a los derechos humanos “de personas que viven en Valencia y en el Estado Español” los vuelos de deportación “acordados entre el gobierno central y algunas compañías aéreas, Air Europa en España”.

Según la plataforma municipalista, “estos vuelos con regularidad habitual se organizan días antes para intentar fletar el avión de personas de un origen concreto. A veces, incluso, lo realizan con vuelos comerciales”. A juicio de VALC, “este hecho hace que existan redadas policiales en las que se busca un perfil étnico concreto para interceptar, humillar e internar a personas en situación administrativa irregular hasta el día del vuelo, con lo que se consideran redadas racistas”.

“Hace unos días –denuncia València en Comú-, un vuelo con destino a Colombia fue fletado con personas esposadas de origen colombiano. Las consecuencias son múltiples: familias rotas que tienen un proyecto vital en este país, situaciones de vulneración de los derechos humanos y políticas represoras que inducen a la xenofobia”.
En este sentido, VALC subraya que, “como plataforma municipalista, está completamente en contra de este tipo de actuaciones en un país considerado democrático y libre”. Además, recuerda la existencia de los CIEs (Centros de Internamiento de Extranjeros), “una muestra de que existe todo un aparato institucional represor y racista que conculca los derechos de las personas migrantes y q que utiliza  las redadas racistas y los vuelos para impedir la libre circulación de las personas y el derecho a migrar que recoge la Declaración Universal de Derechos Humanos”.
València en Comú concluye su comunicado manifestando que “las desigualdades entre los países del Norte y del Sur no son ajenas a las personas que los habitan, pero atienden a políticas internacionales y entre países (incluido el Estado Español) que revierten en sus vidas y, por lo tanto, muchas de esas personas necesitan salir de su país para encontrar una vida mejor. Ese es un derecho inalienable que tienen todos los seres humanos”.