`

miércoles, 7 de diciembre de 2016

D.E.P. RITA BARBERA

Bueno, pasados los 3 días de “luto” que se merece cualquier persona voy a dar mi opinión sobre el fallecimiento de Rita y los sucesos posteriores.

Rondaba 1991 y la ciudad de valencia, gobernada por el PSPV, desde 1979, quería un cambio (curioso, que cuando se quiera un cambio, se opte por la derecha) y eligieron a una desconocida, hasta el momento, claro, Rita Barbera, pero no obtuvo mayoría absoluta, necesito el apoyo de Unió Valenciana, si eso que criticaba ella hoy en día, las coaliciones de perdedores, así es la vida.

Fueron años con las olimpiadas y la expo que eclipsaban la sociedad española, y llego 1995, donde ella gano con mayoría absoluta y su amigo Eduardo Zaplana la generalitat, algo estaba cambiando y no para bien, pero no queda ahí, al año siguiente José María Aznar, obtiene el gobierno de España, La ecuación se cerraba y vendrían los años de vivir por encima de sus posibilidades.

Desde entonces el País Valencià y prácticamente todo el estado español se convierten en una auténtica fábrica de ladrillo, en Valencia capital, Rita apuesta por las grandes infraestructuras y los grandes acontecimientos.

La ciudad de las ciencias, se puede considerar el gran hito en materia de infraestructura, de un presupuesto inicial de unos 300 millones de euros, acaba costando, 1300 millones, nada, ¿verdad?, Pero la cosa no acaba ahí, acabados que se rompen, goteras en edificios y sin usar, todo un mega proyecto que la misma Nueva York hubiera construido.

Y como olvidar ese plano que hizo Calatrava de un gran edificio que se iba a construir en Valencia, y claro, no se llevó a cabo, pero tuvimos que pagar el plano, 15 millones de euros, si 15, y sale la alcaldesa y dice que el plano es patrimonio de la ciudad y que cuando se pueda se hará, increíble, verdad.

Otro de sus sueños que menos mal que no se llevó acabo, era abrir el mar desde Blasco Ibáñez, cargándose el Cabañal, esto daría para otro artículo. Pero lo que a ella más le entusiasmó fueron los grandes acontecimientos, sobre todo desde la llegada de Camps a la generalitat, esto se disparó. La visita del papa: fue un despilfarro, tanto en logística, como en personal, valorada según sumario
de la gurtel en unos 14 millones de euros, casi nada.

Formula 1; os acordáis, cuando iban Camps y Rita, con el Ferrari en el circuito de Cheste, con Eclestone, que tiempos, nos iban a conocer en todo el mundo y nos conocieron, pero quizás, no como querían ellos, nos conocieron como el ejemplo que no hay que seguir, el del despilfarro, pero lo mejor es que no nos iba a costar un euro, pues, según la consellera de vivienda, María José Salvador, ronda los 98 millones euros, sin costes adicionales.

Copa de América de vela: para mí fue el gran hito de la manipulación, un territorio que no tiene afición a la vela, pues gracias a la colaboración inestimada de Canal 9, todos o casi todos los valencianos nos habíamos hecho aficionados. Os cuento una anécdota, un agricultor me contó que iba a plantar su campo de alcachofas, porque según canal 9, valencia se iba a llenar de ricos con sus yates y comprarían grandes cantidades de verduras de la huerta valenciana, tremendo verdad, pues a esa situación habíamos llegado. Sin olvidar aquel grito, con su amigo Camps al lado y el abrazo, cuando nos concedieron la Copa América, la cuantía, solo la remodelación del puerto 400 millones.

Pero para mí la situación más vergonzosa, fue la actuación en el accidente de metro que costo la friolera de 43 fallecidos y 47 heridos, fue el 3 de julio de 2006, se aproximaba la visita del papa y había que cerrar pronto este caso, y así hicieron, sin buscar responsables, ahora parece que se abre un nuevo tiempo para las víctimas, a lo mejor demasiado tarde, para buscar culpables. Pero lo peor fue el trato a las víctimas, tratándolas hasta de mentirosas, todos los 3 de cada mes se reunían en la plaza de la virgen, siempre estaban los familiares de las víctimas, poco más, hasta que Jordi Evole, lo llevo a su programa le dio difusión y la plaza empezó a llenarse de gente, lo que nunca se le olvidara a los valencianos, fue aquella burla, con las victimas del metro protestando al balcón del ayuntamiento y a Rita, haciéndoles gestos de burla, y diciéndoles que ella seguía allí, muy, pero que muy penoso.

Bueno esto es una ínfima parte de la gestión de Rita, hay mucho más, por todo lo expuesto y por lo que falta, creo que no se merecía un homenaje en el congreso de los diputados, eso sí respeto a los familiares, condolencias y descanse en paz.


José Vico