`

viernes, 9 de diciembre de 2016

València en Comú se adhiere a la celebración del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia

La plataforma municipalista participará en Valencia en los actos programados para el día 12 de diciembre por Valencia Laica y otras organizaciones

València en Comú (VALC) se ha sumado a la celebración del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia, que se conmemora el 9 de diciembre. La plataforma municipalista participará en los actos que tendrán lugar en Valencia el lunes 12 de diciembre organizados por Valencia Laica, la Logia Blasco Ibáñez y la Asociación Valenciana de Ateos y Librepensadores

La celebración del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia se plasmará en Valencia el lunes 12 de diciembre con una conferencia en Octubre Centro de Cultura Contemporánea, en el número 12 de la calle San Fernando, a las siete de la tarde. Hora y media más tarde, habrá un homenaje a Gaietá Ripoll, maestro valenciano acusado de no creer en los dogmas católicos, condenado a muerte por hereje y ahorcado en 1826. Será en las escalinatas del Mercado Central de Valencia, frente a la Lonja. La jornada se cerrará con una cena en Octubre a 14 euros el cubierto. Las reservas se pueden hacer en valencia@europalaica.org. Todos estos actos han sido organizados por Valencia Laica, la Logia Blasco Ibáñez y la Asociación Vaelnciana de Ateos y Librepensadores.

VALC no solo participará en estos actos, sino que también suscribe el contenido de un manifiesto publicado al efecto y en el que se especifica que “el Estado solo será verdaderamente democrático cuando sea ciertamente laico. El Estado laico por medio del laicismo preserva la igualdad de la ciudadanía ante la ley y garantiza las libertades en todas sus expresiones”.  Estas libertados son las libertades de “pensamiento, opinión e información, así como la construcción del conocimiento desde el método racional y científico, el respeto a todas las orientaciones sexuales, a la libre maternidad, a morir dignamente y a la inviolabilidad de la persona y toda su condición humana en un contexto de libertad, igualdad, fraternidad y laicidad”.

El manifiesto defiende el laicismo porque “propugna la neutralidad y eticidad de los poderes públicos en todos los ámbitos sociales: educativo, económico, político, cultural, religioso, simbólico…” y propugna que “los problemas sociales no se aborden con la beneficiencia y la caridad”. Además, subraya que “las sociedades valenciana y española han experimentado en las últimas décadas un acelerado proceso de secularización. Sin embargo, la realidad política e institucional no ha reflejado estos cambios”. Según se dice en el manifiesto, “en lo últimos tiempos asistimos a un retroceso en todo tipo de derechos y libertades que nos alejan del ideal de Estado laico” y se recuerda que “Valencia tiene el triste haber de ser la ciudad donde fue asesinada la última víctima de la Inquisición en todo el mundo. Han pasado más de 190 años y ningún monumento, ninguna estatua, ninguna placa conmemorativa, recuerda y hace justicia al malogrado maestro de Ruzafa, Gaietà Ripoll, ajusticiado por no retractarse públicamente de sus ideas. Esto supone un agravio comparativo con otras grandes ciudades que sí rinden homenaje a figuras emblemáticas de la lucha por la libertad de conciencia: Ginebra al médico español Miguel Servet; Roma al científico, filósofo y poeta Giordano Bruno o Paris al caballero La Barre”.

Para quienes firman este manifiesto por la libertad de conciencia y por un Estado laico, “es hora de visibilizar un reconocimiento público a la figura de Gaietà Ripoll en el lugar donde fue asesinado. Con ello no solo queremos rendir un homenaje a una figura histórica, también reivindicamos el derecho fundamental a la libertad de conciencia. Las organizaciones firmantes de este manifiesto tenemos la firme voluntad de convertir ese monumento en un lugar simbólico para el conjunto de la ciudadanía, que sirva como lugar de encuentro y reivindicación donde visibilizar nuestra condena de los ataques contra la libertad de conciencia”. Por último, las organizaciones firmantes explican que han elegido la proximidad con el 9 de diciembre para el acto del lunes “porque ese mismo día de 1905 se votó la Ley francesa de Separación del Estado de las Religiones, que supuso un hito mundial en el ámbito de la laicidad de las instituciones, siguiendo la estela de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Fecha que coincide también con la aprobación de la Constitución de la II República española, la primera con un nítido carácter laicista a nivel mundial”.