`

jueves, 23 de marzo de 2017

¿Por qué Podemos vota en contra de los Presupuestos de l’Alfàs del Pi?

El Pleno del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi aprobó el pasado lunes por mayoría los Presupuestos Municipales de 2017, según el Gobierno local un documento orientado al gasto social, al fomento del empleo y al cumplimiento del equilibrio financiero. Los votos del gobierno del PSPV-PSOE y del edil no adscrito Willy Leeman dieron esta mayoría a la propuesta, que contó con la abstención de Ciudadanos y los votos en contra del partido instrumental de Podemos  CET y de los cuatro ediles no adscritos del Partido Popular. Hemos querido conocer la razón del porqué del voto en contra de Podemos, partido que se sitúa en la izquierda, igual como el PSPV-PSOE.

“Este PSOE no es un partido de izquierdas”, nos dice el concejal de la formación morada José Ramón Pérez Schwarzler, quien repite lo ya expresado en el pleno extraordinario: “El Gobierno del señor Arques ha conseguido llevar a cabo una política municipal neoliberal, a pesar de la ausencia de competencias económicas.  Hay una predisposición extrema de subcontratar todo lo posible, de derivar servicios, de externalizarlos y encima con una total ausencia de unas cláusulas sociales, de un marco ético laboral que ampare de alguna manera los trabajadores y las trabajadoras con las que contrata nuestro ayuntamiento.”

El edil de Podemos hace además hincapié en que con su voto han sido consecuentes porque en realidad estos Presupuestos no son más que una copia pega de los anteriores.  Explica que a Podemos le sorprende la forma en que el alcalde y su Gobierno gestiona el proceso de aprobación de los Presupuestos.  “En octubre se nos mete prisa para entregar propuestas.  Nuestro grupo formuló multitud de propuestas, como ya hicimos el año pasado. Propuestas elaboradas con nuestros medios y conocimientos.  Propuestas coherentes con nuestros principios políticos y éticos, propuestas progresistas, socialistas, centradas principalmente en las personas y en el medio ambiente, dos ejes que consideramos que merecen atención por encima de todo lo demás.  Se presentaron a finales del mes de octubre del 2016.  Y a partir de entonces ni una llamada, ni un correo, ni un comentario, ¡nada!”, nos comenta.  “No tienen ni el decoro de dedicarnos media hora para decirnos el por qué rechazan nuestras propuestas. O para decirnos que algunos son coincidentes con las suyas y por ello debemos entender que están incluidas. Nada de nada.”, añade. “ Luego llega el momento de la tramitación plenaria. Y con toda la mínima antelación posible, cuatro días antes, se nos da el proyecto de presupuestos y se nos convoca a pleno extraordinario.  Para que no tengamos tiempo ni de leer el proyecto elaborado por ellos.  Pero lo hemos leído con nuestro Círculo y llevábamos el trabajo de fiscalización ya adelantado”, termina.

“En nuestro grupo nos preguntamos qué entiende este equipo de gobierno por prioridad de políticas activas de bienestar social e inversión en las personas y en sus necesidades”, continúa la concejal Juana María Hernández Peña.  Y pone como ejemplo el hecho que se haya pagado casi 7.000€ en tres meses al director de la empresa privada de formación por solicitar las subvenciones de los Programas de Formación y Empleo, gestión que, según la portavoz del partido morado, con una plantilla de 193 personas deberían hacer los propios funcionarios y funcionarias del ayuntamiento.

En los presupuestos del año pasado, el equipo de gobierno destinó a subvenciones a través de convenios 705.300€ entre Clubes Deportivos, ONG's, Fundaciones y Asociaciones.  Actualmente el municipio tiene registradas 146 Asociaciones, 70 de ellas con subvención aprobada para este ejercicio de 2017 por un importe que roza los 400.000€.   “Hablamos sólo y exclusivamente de asociaciones, excluyendo alguna que cuenta con escuela y aquellos clubes que también las tienen”, nos dice Hernández Peña.

Y sobre las subvenciones a estas últimas habló la concejal morada en el pleno del lunes pasado, tras fiscalizar todas las subvenciones del 2016. “La Concejal de Hacienda habla en las conclusiones de la memoria del proyecto de los Presupuestos de seriedad y rigor en la ejecución del gasto”, comenta.  Y añade: “Lo que nosotros hemos encontrado es la total ausencia de control o fiscalización que realiza  sobre la justificación de los gastos.”

Según la concejal de Podemos, hay mucho que decir sobre estos presupuestos que daría para un pequeño libro por lo menos, pero dice que lo que ha querido mostrar en su intervención del pleno, es sólo una evidencia de la perversión política a la que no se le concede atención porque se ha convertido en una práctica habitual. Reitera la convicción de que el Gobierno local de l’Alfàs practica el clientelismo político a través de las subvenciones a las asociaciones consistente en un arreglo de intercambios: “si me das eso, te doy esto”, intercambio de favores entre gobernantes y personas o grupos de ellas dentro de una relación de mutuo beneficio.

“Y mientras tanto al Voluntariado Social no le han aumentado absolutamente nada y ni siquiera han tenido en cuenta nuestra reiterada propuesta de dotarles de, ya no solo más ayudas económicas para poder paliar las necesidades de las 140 familias que acuden al banco de alimentos, sino de personal cualificado para hacer frente a las necesidades de apoyo tanto social como psicológico.” lamenta.

“Hemos encontrado verdaderas barbaridades entre las facturas que algunas asociaciones, aquellas que sí han justificado gastos, porque hay muchas que ni siquiera hacen esto aunque es obligatorio, han aportado en su documentación para que les renueve la subvención.”, termina.  Y nos invita a leer algunos ejemplos que están plasmados en la publicación sobre el pleno en la página de facebook de Podemos l’Alfàs o escuchar su intervención en el video del pleno que está en youtube.   “Llevaremos todo el trabajo  realizado al órgano fiscalizador, la Sindicatura de Comptes, para que considere si la concesión de subvenciones de este equipo de gobierno incurre en irregularidades constitutivas de responsabilidad política.”, concluye.