`

martes, 7 de marzo de 2017

Riba-roja Puede solicita más rigor en las cuentas medioambientales del gobierno municipal

La pasada semana nos sorprendió una noticia en la que según el gobierno municipal, y en concreto por voz del Alcalde Robert Raga, se habían recogido 74.363 kilogramos en los contenedores de reciclaje de ropa del municipio y que esa recogida habría supuesto en ahorro de emisiones de CO2 el equivalente a lo que contaminan 9311 coches al año. 

Desde este grupo político queremos hacer evidente el error de magnitud de dos cifras que tienen los cálculos del Alcalde. Si eso fuese cierto, reciclar algo menos de 8 kilogramos de ropa permitiría ahorrar en emisiones lo mismo que lo que contamina un vehículo a motor a lo largo de todo un año de uso, un cálculo que es a todas luces erróneo.

Según estudios científicos sobre la huella ecológica de la producción textil, cada kilogramo de ropa supone un coste medioambiental de 3,6 kgCO2, y no los 262 que nos contaba el edil en su noticia. Creemos desde este grupo que el alcalde ha realizado las cuentas del Gran Capitán con el CO2, y ha multiplicado por 70 los efectos del reciclaje de ropa, quizás con el fin de aparentar una política de protección del medio ambiente, que en la realidad no realiza su gobierno, más concienciado en fiestas, fotos y procesiones que en la lucha real contra el cambio climático.

Si estuvieran realmente concienciados, como lo estamos nosotros, habrían votado a favor de la propuesta de nuestro grupo Riba-roja Puede, de la instalación de placas solares en los edificios de propiedad municipal, sin embargo, PSOE, Compromís, EU y Ciudadanos, el equipo de gobierno de facto del ayuntamiento, votaron en contra, anulando nuestra propuesta.

En sus declaraciones el Alcalde Robert Raga subrayó que “estas cifras demuestran la apuesta que este equipo de Gobierno ha emprendido en materia de medio ambiente”, desde este grupo queremos responderle que las cifras lo que demuestran es que, como poco, lo que realizan en defensa del medio ambiente es 70 veces menos de lo que nos cuentan en la prensa.

Este grupo espera que los cálculos de la concejalía de Hacienda sean más afortunados que los de la concejalía de Medio Ambiente, pero nos tememos lo peor puesto que dependen del mismo concejal.