`

viernes, 28 de abril de 2017

TRAMABÚS

El domingo 16 nos íbamos a la cama, como nos gusta hacer en Podemos, con la expectativa de que al día siguiente desayunaríamos con un bombazo mediático y, efectivamente, ese lunes aparecía un autobús con las caras de la “Trama” de este país. Sinceramente, a mí no me gustó a primera vista y pensé: “hemos hecho el ridículo”, pero tal y como se sucedieron los hechos en los días siguientes, resultó que al final de la semana estábamos ante todo un éxito, hasta el punto de que la prensa se tuvo que rendir a la evidencia.

Rajoy declarará como testigo en el juicio de la trama Gürtel.

Al día siguiente de la primera salida del “Tramabús”, la Audiencia Nacional, con la oposición de la fiscalía, llamaba al Presidente del Gobierno a declarar como testigo en el juicio del caso Gürtel. Sí, nuestro “presi” tendrá que declarar como testigo en uno de los casos más flagrantes de corrupción de este país, y ¡ojo! porque los testigos no pueden mentir. Es el primer Presidente del Gobierno en ejercicio desde la instauración de la democracia, que es llamado a declarar como testigo en un proceso judicial.

Detención de Ignacio González por corrupción.

El miércoles, la guardia civil detuvo a 12 personas, entre ellas el que fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y registró domicilios particulares y sedes de empresas ligadas a los principales implicados por el presunto desvío de fondos de la empresa pública Canal Isabel II en beneficio propio, en la llamada Operación Lezo.

Entre los detenidos figura Pedro González, hermano de Ignacio González, que en la actualidad es directivo de la también empresa pública bajo sospecha Mercasa-Incatema. El magistrado José de la Mata investiga a esta compañía en una pieza separada del caso Defex sobre el supuesto desvío de decenas de millones de euros en una venta de armamento a Angola.

En esta pieza separada se investiga un contrato de más de 500 millones de dólares, para levantar un mercado mayorista de alimentos en Luanda, capital de Angola, un país devastado por la guerra y la corrupción; y en el que supuestamente se registraron sobreprecios, pagos de comisiones y desvíos de fondos.

Cómo funciona esta unidad de la Trama.

Todo esto se ha sabido gracias a que el juez instructor de la Operación Lezo, Alejandro Abascal, ordenara colocar un micrófono en el despacho de Ignacio González. Esta decisión se tomó teniendo en cuenta que los investigados estaban siendo avisados de las actuaciones judiciales, o lo que es lo mismo, tenían gente sobornada para ser alertados.

El juez hace mención expresa de estas escuchas en su auto al aludir a la “captación de las comunicación orales”, que han servido para saber que Ignacio González “parece haber recibido un documento” sobre un cuenta en Suiza. También los micrófonos dieron cuenta de la reunión  que iban a mantener el hermano de Ignacio González y José Antonio Nieto, Secretario de Estado de Seguridad, número dos de Interior. Así como diversas conversaciones de cómo se repartían el pastel.
A todo esto hay que sumarle que el propio juez Eloy Velasco, en una entrevista al diario “El Mundo”, recalcaba que va a dejar su puesto actual por falta de medios, y aquí es donde debería poner el foco la acción política de un gobierno que quisiera acabar con la corrupción, incrementando la dotación de recursos materiales y humanos necesarios para que puedan cumplir con su trabajo.

En cambio, según Joaquim Bosch, portavoz de la asociación Jueces para la Democracia, en  una entrevista concedida al diario digital “Público” declaraba: “…Estamos a la cabeza europea en el número de corruptos por habitante y a la cola en el número de jueces. España figura por detrás de países como Moldavia o Albania en los informes del Consejo de Europa. Los corruptos tienen más medios para eludir la acción de la Justicia de los que hay en los juzgados para perseguirlos. Nos falta de todo: más funcionarios, más juzgados…”.

Y respecto al castigo penal a los corruptos: “…La respuesta penal contra la alta delincuencia económica y contra la corrupción política es muy benévola. El poder político ha endurecido el Código Penal la prisión para casi todos los delitos, pero no para la corrupción. Es una elección y no una casualidad. Es una muestra de voluntad política”.

Para terminar, aunque se podría escribir un libro, nos encontramos con las suculentas declaraciones del Ministro de Interior Zoido que, al tratar de desmentir la acusación de destrucción de pruebas en el PP, y cuando su intervención estaba quedando impoluta, le venció el subconsciente y describió cómo opera la trama, afirmando textualmente: “Usted se cree que somos tan tontos de pretender, si queremos destruir, si queremos hacer alguna de las barbaridades que usted ha afirmado aquí en el día de hoy, lo vamos a hacer a las 9:30 a la hora eeeeeh, con un registro en su despacho, o procuraríamos en todo caso ocultarnos COMO LO HACIAMOS ANTES…”. Cuando el subconsciente te traiciona, queda en evidencia la realidad.

UNIDOS PODEMOS ha propuesto presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy. Lo más probable es que no la secunden ni la gestora del PSOE ni C’S, pero lo que sí está claro es que el tramabús se ha quedado pequeño. Deberíamos fletar el transiberiano.

José Vico