`

jueves, 11 de mayo de 2017

MOCIÓN DE CENSURA

Un día tras otro escuchamos o leemos que Unidos Podemos lo único que hace es quejarse, sin plantear ninguna propuesta concreta contra la corrupción, pero ya ha llegado ese momento.  Tal y como anunció Pablo Iglesias, se está empezando a trabajar en una moción de censura contra este gobierno con diferentes actores: sindicatos, movimientos sociales, partidos políticos,… Porque después de la Operación Lezo, no queda otra que pasar a la acción, para eso entramos en política, para cambiar las cosas dentro de nuestras posibilidades. Una de ellas es la moción de censura, un instrumento democrático que puede promoverse desde el Congreso. Otra posibilidad es la de incitar al pueblo a salir a la calle a manifestarse contra la lacra de la corrupción. El pueblo, la gente común, está avergonzada y ya no aguanta más, ¡pasemos a la acción el próximo 20 de mayo en Sol!

¿Qué es una moción de censura?

La moción de censura, al igual que la cuestión de confianza, es una de las herramientas que otorga la Constitución española para exigir responsabilidades políticas al Gobierno. El Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, puede perfectamente hacer uso de este derecho, ya que, según el artículo 113 de la Constitución Española, el Congreso puede solicitarlo a propuesta de una décima parte de los diputados, es decir, por 35 parlamentarios, y el grupo cuenta con 67 miembros. Con ello, se puede provocar la caída del gobierno y poner de manifiesto la ruptura de la relación de confianza existente entre el gobierno y la cámara baja. No me digáis que no se ha perdido la confianza en este gobierno, lleno de casos de corrupción.

¿Por qué ahora sí?

Creo que la Operación Lezo, marca un antes y un después, me explico… Hasta ahora estábamos cansados de ver casos de corrupción, hasta el punto de resultar la tónica habitual de todas las mañanas, desayunar con un nuevo caso, tomándolo como algo cotidiano y normal. Llegados a ese punto la gente ya no le da importancia, porque al no haber acción política y el mantra de que somos todos iguales, pues ¿para que vamos a hacer nada?

Pero al poner el juez Velasco un micrófono, y hacerse públicas parte de las grabaciones en las que se escucha cómo se reparten el pastel, y lo más grave, se muestra que están implicados todos los pilares fundamentales del Estado surgido de la transición: políticos, medios de comunicación, empresas y judicatura. Sí, es tal y lo presumíamos, como muchos pensábamos que se “resolvían” este tipo de asuntos, pero cuando lo escuchas de viva voz, resulta mucho más indignante, si cabe.
Los ataques a Unidos-Podemos para no apoyarla

Siempre han dicho que la mejor defensa es un buen ataque y en este caso es textual. PSOE y C’S, se han manifestado al unísono, como de costumbre, para criticar la propuesta de Unidos-Podemos.

Como no podía ser de otra manera, Antonio Hernando (el del “no es no”) los acusa de “mala fe” y de “falta de responsabilidad” al entender que se trata de “fuegos artificiales” que “deterioran a la oposición”. Bien Antonio Hernando (el del “no es no”), ustedes presentan una moción de censura en Murcia para echar a Pedro Antonio Sánchez, sin consultar con nadie (recuerdo que la de Unidos-Podemos no está presentada, sino que se está estudiando con diferentes actores, uno de ellos el PSOE), y cómo no, Unidos-Podemos la respalda. Es decir,  primero la gente, después los intereses de partido, para que nos vayamos entendiendo.

Pero la cosa no acaba aquí, en Madrid, Ramón Espinar el secretario autonómico de Podemos, preparó una consulta a sus inscritos, sobre una posible moción de censura a Cifuentes, y ¿qué hace el PSOE? Pues a renglón seguido comienzan a buscar apoyos para presentar una moción. No entienden nada, esto no va de ver quién llega antes, esto va, como en Murcia, de que independientemente del partido político que presente una moción de censura a un gobierno corrupto, se intente consensuar con los demás, o de que los demás partidos se unan a la misma. Se trata de hacer un frente común contra la corrupción, si es que de verdad queremos acabar con ella, claro.

Tras esta exposición, que sólo es un breve resumen, a ver cómo el PSOE explica a la ciudadanía, que en Murcia o en Madrid se pueden cambiar las cosas a través de una moción de censura, pero a nivel estatal no. Supongo que a nivel municipal también valdría, y la gente se preguntará, ¿y esto porque es?, pues es muy sencillo de explicar. Tanto a nivel municipal como autonómico las competencias para cambiar los cosas de forma real son mínimas, son las leyes estatales las que verdaderamente permiten cambiar las cosas, y claro ahí tocamos hueso. Eso no es lo que interesa a los partidos del régimen.

El sistema político más perfecto es aquel en que el pueblo dicta a los gobiernos lo que deben hacer y en el que los gobiernos buscan las mejores soluciones para el bienestar del pueblo con su consentimiento. No como lo que hay ahora, un sistema corrupto donde el pueblo cada vez tiene menos derechos y bienestar, mientras las tramas mafiosas y corruptas se enriquecen a su costa.


Jose Vico